AGUA PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE


Celebraciones requieren compromiso ciudadano

El agua es un recurso natural que el hombre aún no ha podido sustituir o crear uno alternativo que le sirva para desarrollar sus actividades. Todos los días y en todas las acciones, este elemento es imprescindible, en las taréas domésticas, en las jornadas laborales, en las actividades de recreación, en la agricultura, el comercio, la industria, el turismo,  y en todos los actos humanos; el agua es el elemento que genera y mantiene la vida.

Sin embargo, sabemos que de toda el agua existente en el planeta tierra, sólo el 2.5 % es agua dulce que puede ser consumida, todo lo demás es agua salada. Es aquella agua dulce, la única que podemos disponer de forma directa. Sin embargo, de esa poca cantidad, el 70% se encuentra en forma sólida, es decir convertida en hielo de los glaciares. Lo que realmente queda en los ríos y quebradas para consumo, es poca cantidad que no estamos cuidando ni usando adecuadamente.

El 22 de marzo de cada año, el mundo entero celebra el Día Mundial de Agua, como una forma de volver a pensar qué estamos haciendo por el agua, no sólo las autoridades, sino también la ciudadanía, usted que lee este artículo, así como su vecino que llama a la radio para reclamar que la empresa municipal ha reducido las horas de abastecimiento. Es decir, ¿estamos constribuyendo desde la ciudadanía a generar acciones que ayuden a conservar y mantener los bosques que generan precisamente el agua?.

La celebración por el Día Mundial del Agua, es una iniciativa de la Asamblea General de las Naciones Unidas, la cual mediante un Acuerdo, estableció esta fecha como el momento para llamar la atención a las poblaciones de todo el mundo, sobre la importancia del agua dulce, liquido elemental que diariamente consumimos y de la cual depende nuestra subsistencia.

CELEBRACIONES Y RECLAMOS

Cada año de celebración, diversas organizaciones y personas vienen formando grupos y colectivos con la finalidad de unir esfuerzos y a su vez generar discusión sobre la necesidad de realizar buenas prácticas para el uso racional y sostenible del recurso hídrico. Se organizan frentes de defensa para reclamar a las empresas que trabajan con modelos de aprovechamiento que perjudican o ponen en riesgo la calidad de vida de la población, cuando se contaminan los aguas o cuando destruyen los bosques generadores del ciclo del agua.

Todas las personas necesitamos consumir aproximadamente de 2 a 4 litros de agua al día, esto mediante el consumo directo de líquidos, el uso para la preparación de alimentos, las actividades de limpieza diaria del cuerpo y de las viviendas, entre otras necesidades. Para el uso agrícola, el agua necesaria en la producción de alimentos  requiere entre 2 000 a 5 000 litros por persona. Considerando la cantidad de agua dulce disponible para las actividades humanas, es evidente que nuestro consumo de agua se eleva diariamente porque la población mundial continúa incrementandose y con ella la exigencia de más alimentos.

VÍCTIMAS DE LA CARENCIA

Cálculos estimados de UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicados en el 2013, indican que en el mundo hay 768 millones de personas que carecen de acceso al agua potable, y debido a ello cada año se enferman y mueren miles de niños. UNICEF agrega que 1400 niños menores de 5 años mueren a diario en el planeta debido a enfermedades diarreicas relacionadas con la falta de agua potable, saneamiento adecuado e higiene.

Se precisa además que, casi cuatro años después de que el mundo alcance la meta de agua potable fijada en los Objetivos de Desarrollo del Milenio, y después de que la Asamblea General de las Naciones Unidas declarara que el acceso al agua es un derecho humano, millones de personas aún carecen de este elemento en su vida diaria.

LAS POSIBILIDADES DE VIABILIZACIÓN  

La Internacional de Servicios Públicos (ISP), que agrupa a 20 millones de trabajadores públicos de 148 países, se mostró en contra de la privatización del agua en el mundo. Rosa Pavanelli, secretaria general de esa entidad, afirmó durante una conferencia de prensa realizada en la CGTP, que la propiedad y gestión del agua debe de estar en manos públicas.

Sin embargo, este trabajo de gestión del agua a cargo del Estado, debe hacerse con una adecuada planificación donde el servicio no sólo considere el transporte del agua desde la fuente hacia los domicilios. Se debe gestionar el agua desde su naciente, en aquellas cabeceras de cuenca donde el ciclo del agua inicia su proceso de regeneración de los bosques, aquellos espacios donde los árboles en pie permiten que el agua almacenada se evapore y vuelvan a caer mediante las lluvias. Es decir, el Estado y la propia ciudadanía deben asegurar que los bosques generadores de agua se mantengan en estado de conservación adecuado para no romper el proceso de regeneración natural del agua.

En este contexto, las Naciones Unidas reconoció en el año 2010 al agua como un derecho humano. Pero la mirada por las reservas de bosques generadores de agua, siempre se voltean hacia los países amazónicos, hacia aquellos que acumulan el 20 % de las reservas de agua dulce en el planeta. El Perú participo en un encuentro de 2011 donde ratificó su rol político – energético y sobre todo, su responsabilidad de velar por este recurso y coordinar planes para su defensa. Se calcula que en estos momentos, en el Perú existen 10 millones de personas que carecen de servicio de agua potable en cantidad y calidad.

 

 

ALTERNATIVA CIUDADANA PARA USAR EL AGUA

Ante la necesidad de generar acciones que ayuden al uso racional y a la gestión responsable en el uso del agua, diversas instituciones públicas y privadas vienen desarrollando iniciativas de conservación del recurso hídrico, haciendo un frente no solo a las actividade depredadoras del propio hombre, sinó al resultado negativo de estas acciones que se perciben mediante el calentamiento global; esto nos conduce a valorar y cuidar nuestros ojos de agua, quebradas, ríos, lagos, cuencas y microcuencas.

El río Cumbaza tiene un recorrido de 52 km, desde la parte alta (Bosques dentro del ACR Cordillera Escalera) hasta la unión con el río Mayo; en su recorrido, el Cumbaza es abastecido por tributarios como el Cachiyacu, Shilcayo, Ahuashiyacu y Pucayacu en su margen izquierda y por el Shupishiña en su margen derecha, convirtiendo a toda esta microcuenca en el sistema hídrico que abastece de agua a una población de 240 mil personas ubicadas en Lamas, Tarapoto, Morales, La Banda de Shilcayo y zonas aledañas de la parte baja.

Desde los años 80 la microcuenca del río Cumbaza ha sufrido el mal uso de suelos mediante las actividades agrícolas, la deforestación, la ocupación desordenada producto de la migración, el crecimiento poblacional disperso, entre otras actividades que contribuyeron a disminuir su caudal y por ende, generar agua de baja calidad y cantidad.

En este contexto es necesario promover en los usuarios del recurso hídrico, un reconocimiento a la importancia de conservar las pocas áreas con bosque primario ubicados en las partes altas, del mismo modo, se requiere promocionar el Mecanismo de Retribución por Servicios Ambientales Hídricos.

APORTE CIUDADANO PARA CUIDAR EL AGUA EN TARAPOTO

Desde el año 2012, la sociedad civil organizada y con apoyo de algunas instituciones del Estado, reactivaron y formalizaron el Comité de Gestión de la Microcuenca del Cumbaza (CGMC), organización que se ha comprometido con la gestión del recurso hídrico del río cumbaza. Este Comité de Gestión impulsa el Mecanismo de Retribución por Servicios Ecosistémicos Hídricos (MRSEH), el cual considera que los usuarios del agua (llamados retribuyentes en la Ley) aporten económicamente a un fondo de conservación para que se invierta en las partes altas, donde los agricultores y comunidades nativas (llamados contribuyentes), puedan realizar sus actividades agrícolas y de subsistencia, mediante planes de uso de la tierra y planes de inversión, es decir, que se realicen las actividades  productivas de forma ordenada y al mismo tiempo, se recuperen los bosques generadores del agua.

Se hace necesario que la población usuaria, apoye esta iniciativa, para que a mediano y largo plazo, esos fondos que aporten sean invertidos eficientemente en las partes altas y se garantice no solo la recuperación del bosque, sino también el agua en cantidad y calidad para que la empresa prestadora de servicios pueda mejorar su servicio de distribución de agua en base al aporte que la propia ciudadanía puede realizar.

En esta semana de celebraciones por el Día Mundial del Agua, la Autoridad Administrativa del Agua Huallaga (AAA Hualaga) y el Comité de Gestión de la Microcuenca del Cumbaza, realizarán junto al Grupo multisectorial, diversas acciones para que la población se comprometa en el trabajo de conservar los bosques, en cuidar el agua y garantizar a futuro el recurso hídrico para las siguientes generaciones.