Gestión integrada de cuencas


El deterioro permanente de los recursos naturales y del ambiente (especialmente del agua, suelos, bosques y ecosistemas), productos de la intervención del hombre en base a prácticas irracionales, socava las exigencias de calidad de vida y acceso equitativo de las personas y grupos a los recursos naturales. La conservación constituye hoy un elemento decisivo para preservar la vida de las futuras generaciones. Avanzar en la perspectiva del desarrollo sostenible requiere la conservación, protección y manejo racional de los recursos naturales y el ambiente. En este sentido, las cuencas hidrográficas constituyen espacios adecuados para armonizar la relación entre la comunidad humana y la naturaleza en la medida que en las cuencas interactúan de manera dinámica los sistemas socioeconómicos y biofísicos y por ello reflejan un comportamiento que responde a los estilos de manejo de los recursos agua, suelo, flora y fauna, así como las actividades o infraestructura existente en su zona de influencia.